Los extras de un seguro de salud

El abuso de los seguros de salud

El mercado de los seguros en general, presentan algunas características especiales a las que se les conoce como “el peligro de abuso” y la “selección adversa” de los consumidores, “la selección de riesgos” y el comportamiento de “descreme del mercado” de las propias empresas de seguros. Siendo estas dos últimas características generadas por el marco regulatorio que frecuentemente se les impone a las empresas aseguradoras.

Al “peligro de abuso” se le conoce como la relación entre la demanda de seguros de salud y la demanda de servicios de salud. Siendo esta relación, un efecto que se puede producir en todos los mercados de seguros. El peligro de abuso resulta del hecho que al asegurarse las personas cambian su comportamiento de tal manera que se vuelve mas probable el evento contra el que aseguraron. No es que el asegura quiera o desee actual de mala de fe o abusar de la empresa aseguradora. Lo que produce este situación es lo siguiente: Algunas personas, al contratar un seguro contra robos, se sienten más protegidas y confiadas, por lo tanto se vuelven “menos cuidadosas” en poner las alarmas, en asegurar sus pertenencia o comentan en cualquier oportunidad que contrataron un buen seguro contra robo … lo que está pasando por su mente es lo siguiente: “para que me preocupo si ahora estoy asegurado”, “que me puede pasar si ya tengo un seguro” “total cualquier cosa que pase, el seguro lo cubre”, etc. … La mente juega un papel importante en estos casos.

En el caso de los seguros de salud, el efecto de peligro de abuso se refleja en que a medida que la cobertura del seguro es mayor, el consumidor cambia su comportamiento demandando mayor cantidad de atenciones de salud, o una mejor calidad de ellas si se vuelve un cliente recurrente. Porque hay quienes por cualquier situación recurren al seguro de salud, por una gripa o golpe por pequeño que este sea. Este cambio en el comportamiento se explica porque al estar asegurado, el individuo tendrá que pagar un menor precio por las atenciones de salud, o por los medicamentos que utilice, lo que genera el aumento en la cantidad de demanda solicitada de los servicios de salud y la demanda de una mejor calidad en los servicios, con la justificación de que “cuento con un seguro médico de cobertura amplia”