Monthly Archives: febrero 2014

Formas de pensar que mantienen la mente enfocada en el éxito

pensamiento positivo

Mucho se ha dicho y escrito sobre el como mantener la mente siempre enfocada hacia el exito, pensando en cosas positivas, eliminando la opción de que ésta se convierta en tu peor enemigo como, cuando entras en una profunda depresión.

Una forma de pensar benéfica para desarrollar pensamientos positivos, es SOÑAR, soñar despierto, porque al verbalizar lo que estás pensando, abres el panorama a infinitas posibilidades, la lluvia de ideas que se genera se amplia y al empezar a jugar con las posibilidades salen a la luz, mejores opciones.

Soñar despierto, te ayuda a planear tus metas, te permite checar si lo que quieres va contigo, tu forma de ser y tus valores. Checar que tienes, que te hace falta y planear como lo vas a conseguir. Al ya tener marcado mentalmente un objetivo y como se puede lograr, es cuando entra el momento de la acción. Recuerda que buenas ideas sin acción, se quedan solo en eso, en buenas intenciones que alguna vez pudieron llegar a ser. Poniendo en acción tus ideas, tu mismo estás eliminando bloqueos de miedo, riguidez o estática. Ponerte en acción te dice a ti mismo que SI PUEDES, que SI ERES CAPAZ y que estás en camino de conseguir lo que te haz propuesto.

El ejercicio físico y la respiración

ejercicio y respiracion

Los objetivos de la respiración son suministrar oxígeno a los tejidos y eliminar el dióxido de carbono de nuestro cuerpo. El Sistema Nervioso se encarga de ajustar el ritmo de la ventilación alveolar a las necesidades del cuerpo y la finalidad última de la respiración es mantener las concentraciones adecuadas de oxígeno, dióxido de carbono e hidrogeniones en los tejidos.

La respiración es un tipo de movimiento con ritmo propio que como cualquier acto motor de nuestro cuerpo, se modifica por la retroalimentación periférica, es decir: Donde estamos (ciudad, campo, montañas, lugares cerrados, etc.), Que hacemos (caminar, correr, saltar, dormir, etc.) o nuestra salud (fosas nasales despejadas o bloqueadas, nariz desviada, resfriados, etc.). La respiración tiene tres actividades básicas; la Ventilación Pulmonar, la difusión y el transporte de oxígeno y bióxido de carbono.

El ritmo básico de la respiración se genera fundamentalmente en el grupo respiratorio dorsal de neuronas. La respiración normal se inicia con mucha debilidad y se incrementa de forma sostenida, a la manera de una rampa, durante dos segundos, después se interrumpe de manera súbita durante los tres segundos que siguen y se inicia de nuevo durante otro ciclo. Cuando estamos en estado de reposo, la frecuencia respiratoria es de 12 respiraciones por minuto; si estamos haciendo ejercicio la frecuencia respiratoria puede aumentar de 35 a 45 respiraciones por minuto; un atleta de alto rendimiento puede llegar a aumentar su frecuencia respiratoria hasta 70 respiraciones por minuto.

En condiciones normales el 97% del oxigeno es transportado de los pulmones a los tejidos del organismo en combinación con la hemoglobina. El resto es transportado y disuelto en el agua del plasma y de las células. Durante el ejercicio físico, diversos factores ayudan a las funciones de la hemoglobina, al descenso en el PH y el aumento de la temperatura corporal y a nivel pulmonar el PH es alto, por lo que el oxígeno tiene una mayor afinidad por la hemoglobina.

La capacidad de difusión del oxígeno es una medida de la cuantía del oxígeno que pueden difundirse desde los alvéolos a la sangre. Esto se expresa en términos de milímetros de oxígeno que se difunden por minuto por cada milímetro de mercurio.

Por lo tanto, la capacidad respiratoria de una persona, es esencial para lograr mejores resultados y mucho mas en los deportistas de resistencia, debido al consumo de oxígeno. Porque un hombre joven en reposo consume unos 250 ml/min., un hombre no entrenado consume unos 3600 ml/min, un hombre promedio entrenado para el deporte aumenta su consumo de oxígeno a unos 4000 ml/min y los corredores de media maratón o maratón consumen unos 5100 ml/min.

Así pues, la capacidad respiratoria máxima es de alrededor de un 50% de la ventilación pulmonar real que se despliega en un ejercicio que exige el máximo esfuerzo. Esto representa para los deportistas un elemento de seguridad, al disponer una ventilación adicional a la que pueden acudir en condiciones tales como: 1) El ejercicio en las grandes alturas, 2) el ejercicio realizado en un ambiente muy cálido y 3) en los trastornos del aparato respiratorio.

Hay que estar muy conscientes de la importancia de la respiración para lograr un mejor rendimiento físico, ya que bien trabajado y desarrollado como un hábito, el aparato respiratorio no será un factor que limite el aporte de oxígeno a los músculos durante el metabolismo muscular aeróbico máximo.

La importancia de ejercitar el cerebro

Ejercitando el cerebro

Por todos es conocido que el cerebro es un músculo y como buen músculo, si no se entrena se oxida. Los estudios sobre este increíble músculo han descubierto que si tu mente no está descansada y tranquila, no importa lo que te pongan enfrente, simple y sencillamente no lo vas a percibir en su totalidad. Solo será una sombra de lo que hay. Tu atención y retención de información es mucho menor. Tu tolerancia se reduce. Tus emociones te manejan y es imposible ser asertivo.

Entrenar el cerebro a diario es indispensable para mantenerse “en forma”. Mantener ágil el cerebro, la velocidad del proceso de información, la asimilación de la misma, de datos, la asociación de ideas y la retención de los eventos diarios. Una salud mental es básica para mantener una vida con calidad. Existen formas y aspectos que hay que tomar en cuenta a la hora de entrenar el cerebro: Memorizar, Visualizar y Razonar.

Ejercitar el cerebro y mantenerlo activo, es divertido y fácil, sin importar la edad. Algunos juegos conocidos por todos son los anagramas, el sudoku, el buscaminas, lectura con velocidad, buscar las diferencias en imágenes, armar rompecabezas, el ajedrez, la lectura, problemas de lógica básica, enigmas, acertijos, etc. Algo que te puede ser de mucha ayuda en recordar tus claves, los números telefónicos que usas mas frecuente, sin necesidad de consultar tu celular o móvil, tu computadora u ordenador. Lo importante es encontrar actividades que sean estimulante para el uso del cerebro.

Partiendo del principio básico de que cuerpo y mente son un todo inseparable y que no hay aprendizaje sin movimientos, se crearon una diversidad de movimientos coordinados con el objetivo de activar los sentidos y facilitar la integración de conceptos y asimilación de nuevos conocimientos. A estas actividades se le llaman Gimnasia cerebral y se basa en una serie de movimientos corporales sencillos, diseñados para ayudar a conectar a ambos hemisferios del cerebro. Estudios han demostrado que cuando se utilizan los movimientos es posible realizar cambios poderosos y permanentes en áreas donde nos sentimos poco confiados o incapaces.

Ejercicio 1: Coloca las palmas como si estuvieras deteniendo a alguien, con los dedos extendidos y juntos, ahora abrimos hacia fuera, los dedos índice y meñique de cada mano, dejando juntos los dedos anular y medio, a continuación alterna el movimiento para unir meñique-anular e índice-medio, alterna el movimiento y aumenta la velocidad.

Ejercicio 2: Coloca las palmas como si estuvieras deteniendo a alguien, cierra una maño y saca el pulgar, mientras en la mano abierta mueve hacia adentro el pulgar, intercala las posturas de las manos y así sucesivamente. Cuando lo domines, aumenta la velocidad.

Ejercicio 3: Mismo ejercicio anterior, solamente que ahora cerramos ambas palmas y de una sacamos el pulgar mientras la otra permanece cerrada, intercalamos el movimiento y repetimos.

Los ejercicios permiten mejorar la coordinación, concentración, creatividad, imaginación, etc. Tal vez al principio te cueste un poco de trabajo la coordinación y sientas que es difícil dominarlos, pero sigue practicando, ya que la práctica constante es la que permite la creación de nuevos enlaces neuronales. Algunos ejemplos de cambios positivos que se pueden lograr son: Mejora la habilidad para organizar tu vida, tu trabajo o tu tiempo, transformar tu comunicación con otras personas, restablecer el equilibrio en situaciones emocionales intensas y superar tus miedos como realizar algo para lo cual siempre te habías sentido incapaz.

La Importancia de la Actividad Física

actividad fisica

En la mayoría de los países desarrollados, el gran aumento de enfermedades asociadas al sedentarismo y los bajos niveles de condición física, son quizá, uno de los mayores problemas de salud pública, debido a que la activación física juega un papel fundamental en la prevención y tratamiento de diferentes factores de riesgo de todas las enfermedades.

Independientemente de la edad o el sexo, la actividad física es importante para el fortalecimiento del cuerpo y sus músculos, ya que le da flexibilidad y mantiene el corazón sano. Hacer actividades físicas proporciona energía para realizar las actividades cotidianas y mantiene la mente sana. Al mismo tiempo de estar ayudando a que el estado de ánimo sea mejor, ayuda a mantener los huesos sanos, controlar la presión de la sangre, bajar el nivel de azúcar en la sangre, facilita la circulación y ayudar a eliminar problemas de insomnio.

La mecanización y el desarrollo de la electrónica han reducido el trabajo manual y físico. El sedentarismo favorece la aparición de dos grandes problemas: 1) Favorece el avance rápido de enfermedades crónicas como infartos, angina de pecho, obesidad y diabetes y 2) Provoca una pérdida acelerada de la movilidad de las articulaciones y de la fuerza muscular. Por eso es importante realizar cualquier tipo de actividad física, siendo lo más sencillo, caminar diariamente por lo menos media hora.

Camine alrededor de la manzana, de la cuadra, de la colonia, sin detenerse y a una velocidad mayor que cuando camina. O cuando vaya al centro comercial, estacione su auto lejos de la entrada, esta pequeña caminata mas lo que recorra dentro del centro comercial, es una buena forma de hacer ejercicio.

¿Sabe patinar, andar en bicicleta? Salga y de unos paseos, ya sea un familia, o intégrese a un grupo que realice estas actividades.

¿Le gusta bailar? Aproveche esta afición y vaya a bailes, tome clases o en casa baile con su pareja o sus hijos por las noches.

Hacer actividades físicas requiere, para iniciar, que te guste hacer lo que vas a hacer. Porque no todos los deportes son para todos, cada actividad física tiene su ritmo e intensidad y la primera integración que se tiene que hacer es con tu afinidad, posibilidades económicas y geográficas.

¿Qué tipo de persona es usted? ¿Prefiere hacer cosas solo o en grupo? ¿Le gustan las actividades al aire libre o en lugares cerrados?

Haga un pequeño plan de ejercicios que se adecue a sus respuestas, escriba con que frecuencia realizará los ejercicios, a que hora del día y durante cuanto tiempo.

Un entrenamiento de fuerza debe realizarse de 2 a 3 veces por semana, incluya ejercicios que simulen actividades de la vida diaria, como lo es el sentarse y levantarse.

Un entrenamiento para actividades de altas bajas velocidades, es benéfico para mejorar capacidades motoras, se puede realizar con algo de pesos ligeros, moviéndolos de manera explosiva, apretar pelotas de esponja, lanzar pelotas a la pared o rebotarlas en el piso, son algunos ejemplos.

Si es usted una persona mayor es básico comenzar con períodos cortos de 10 a 15 min. Para que vaya midiendo su propia resistencia.

Al pasar de los meses será obvio el cambio en su cuerpo, los demás lo podrán notar y usted ya no querrá dejar de tener este tiempo para mejorar su salud física.