Monthly Archives: agosto 2013

Las Reuniones entre Amigos Fomentan una Buena Salud Social

Amigos reunidos

No hay mejor sitio para sociabilizar que en una reunión/fiesta ya sea con tus amigos o con personas por conocer sin embargo algunas veces algunos elementos internos o externos conspirar por lo que es necesario afinar bien tus estrategias si todavía tienes limitaciones par sociabilizar con desconocidos. Aca les dejo algunas propuestas.

  • Arréglate muy bien para la fiesta. Un punto crucial es tomar una ducha rápida antes del evento: la higiene personal es imprescindible. Usa desodorante, cepíllate los dientes, limpia tus oídos, ponte un poco de colonia o perfume con tu esencia favorita. Procura encontrar un estilo muy atractivo que sea compatible con tu personalidad.
  • Usa un atuendo divertido y deslumbrante. Asegúrate de que te haga sentir muy bien parecido. Un estilo de ropa atractivo aumentará tu confianza en ti mismo.
  • Siéntete cómodo contigo mismo. No intentes ser una persona diferente: sé tú mismo con un espíritu libre, abierto a las posibilidades. No seas demasiado inhibido; actúa con confianza, y si realmente no cuentas con ella, aparenta aparente que la tienes. Dar este pequeño salto a comportarte con libertad puede ser un desafío enorme, pero te sorprenderás de lo bien que se siente una vez que lo hayas logrado. Cuando hables con alguien, intenta no pensar en la impresión que estás causando ni en lo que la otra persona puede pensar de ti. Puede ponerte nervioso, y eso se nota. En lugar de eso, concéntrate en saber más de la otra persona; hazle preguntas, sonríe, escucha con atención su plática y mírala a los ojos.
  • Ten lista una sonrisa radiante para todos! Esto es esencial para transmitir una personalidad llena de energía positiva y hacer que otras personas se sientan cómodas cerca de ti.
  • Sé amable y amistoso. Si alguien se acerca a conversar contigo, presta mucha atención a lo que te dice. Asiente con la cabeza de vez en cuando, u obsequia unos corteses “Claro”, “¡¿En serio?!”,  “Ya veo”, “Fantástico” o cualquier otra frase que indique tu interés por lo que te están contando. Si te gustan los zapatos de una persona, no tengas miedo de hacerle un cumplido. Si tienes pensamientos positivos sobre las personas, vale la pena que los digas en voz alta. Pero nunca finjas (es horrible decir que el peinado de alguien te encanta cuando realmente crees que es espantoso); si tus comentarios son sinceros y corteses la gente los apreciará.
  • Intenta hablar con todos los invitados. No siempre puedes esperar que los demás se acerquen a iniciar la conversación. Si no sienten una actitud propicia o cierta receptividad de tu parte, es probable que tampoco les interese iniciar una plática por su cuenta. Así que habla con quien tengas oportunidad. Pregúntales si se están divirtiendo, si encontraron a algún conocido en la fiesta, si todo va bien en su vida. No te quedes pegado al mismo grupo de conversación toda la noche (aunque tampoco debes separarte descortésmente de las personas con las que estés platicando). Mantente en movimiento, intenta preguntar por personas sobre las que no sabes nada y acércate para presentarte tú mismo. Sonríe luminosamente a los invitados, míralos con amabilidad a los ojos, y muéstrales que tu personalidad es tan agradable que vale la pena tomarse un momento para platicar y conocerte. Dos recomendaciones importantes para tomar en cuenta mientras platicas: no asientas con la cabeza a todos los comentarios que lleguen a hacerte, porque un conversador interesante siempre tiene sus propias opiniones; por otra parte, si alguien está hablando sobre sí mismo, no lo interrumpas, porque a menudo a la gente le encanta platicar cosas  de su vida.
  • Ten un buen sentido del humor. Debes saber cuándo actuar con seriedad, pero mostrar tu ingenio con una frase o contar un chiste de vez en cuando ayuda a aligerar el ambiente. Comparte una anécdota divertida en la que te hayas visto envuelto. Las historias graciosas son muy buenas para atraer a grupos de gente que te escuche. También harán que te recuerden como alguien divertido con quien les agradó pasar un tiempo.
  • Haz algo inesperado. Salta de cabeza a la piscina, suéltate a bailar en medio de la pista como si nadie estuviera viendo, haz una broma muy elaborada para engañar a otro invitado (sin ofenderlo), ¡o actúa alocadamente de alguna forma! Esto hará que la gente se acuerde de ti, y probablemente te considerarán como uno de los puntos más memorables de la fiesta. Sin embargo, mucho cuidado con los excesos: no quieres que te perciban como alguien desesperado por recibir atención. Debes actuar con ingenio y buen gusto, no con tonterías poco originales y molestas.
  • Déjate llevar cuando algo te cause risa. Una persona que se ríe a carcajadas sin reparos transmite confianza en sí misma, y atrae la atención de otras personas. Y además de hacerte parecer confiado, la risa demostrará tu buen sentido del humor, por lo que las personas querrán conocerte.
  • Sé feliz durante la fiesta. En resumen, lo importante es divertirte: sonríe, sé encantador, ríete cuando alguien cuente un chiste. Esto hará que irradies alegría y las otras personas notarán que la estás pasando muy bien en la fiesta.

La Relacion entre el Deporte y una Buena Salud Mental

deporte y salud

Son más que conocidos los beneficios que genera la practica deporte, no solo en el aspecto físico sino también en el aspecto mental;  en este sentido las personas con trastornos mentales presentan una compleja problemática que afecta a varios aspectos, como a su funcionamiento psicosocial, integración social y laboral y a su participación en la comunidad. Ello hace imprescindible, para una adecuada atención integral a sus distintas necesidades, ofrecer programas y servicios de apoyo social que les ayude a recuperar y/o adquirir las capacidades y habilidades necesarias para vivir y relacionarse en la comunidad, que favorezcan su integración social efectiva en su entorno y mejorar su calidad de vida.

La experiencia ha demostrado que a través del deporte las personas que sufren trastornos  mentales  pueden minimizar los síntomas propios de la enfermedad, aumentar la autoestima, perfeccionar habilidades sociales, permitir una oportunidad para salir del aislamiento; en definitiva, lo que se consigue no es otra cosa que una mejora en su calidad de vida.

La práctica deportiva mejora la calidad de vida de toda persona y muy especialmente la de aquellas que sufren una enfermedad mental, nos sirve para descubrir capacidades y motivaciones propias, recuperar aficiones, potenciar relaciones sociales, fomentar la integración social dentro de la comunidad, disminuye el riesgo de marginalidad, crea un espacio de intercambio de experiencias, aumenta la autoestima en fin permite disfrutar con la consecución de logros personales.

El ocio es una importante fuente de bienestar. La mayoría de las personas que padecen un trastorno mental tienen un ocio insatisfactorio y de baja calidad, es lo que se denomina ocio forzado, excesivo tiempo libre que es ocupado con actividades que en sí mismas no producen satisfacción personal. El ocio favorece el desarrollo personal y nadie debe ser privado de él por razones de discapacidad  o  cualquier otra circunstancia de carácter personal o social.

A esto hay que añadir otro aspecto muy importante. Con actividades de este tipo se contribuye a disminuir el estigma que provoca la enfermedad mental en nuestra sociedad. Como se sabe, el estigma es un factor responsable de la ruptura de los lazos sociales, de los fracasos continuados en la inserción, de las cadenas o espirales de reingresos y de las reticencias a cumplir con los tratamientos psicofarmacológicos.

En este contexto, el presente proyecto pretende facilitar un espacio de encuentro que contribuya al fomento del ocio y tiempo libre de personas con trastornos mentales y riesgo de exclusión social, creando una cultura desestigmatizadora que devuelva a estas personas su papel de ciudadano y de hacerles participe de recursos comunitarios normalizados. Se trata de desarrollar una red de apoyo, no estigmatizante, que contribuya a aumentar la autoestima y facilite la integración social creando lazos de compañerismo y solidaridad. De este modo, intentamos satisfacer necesidades básicas de crecimiento físico, emocional y social, evitando las circunstancias de rechazo, marginación-exclusión social que tradicionalmente se han cernido como máximos riesgos de fracaso y sufrimiento añadido en las vidas de estas personas, recuerden todos seremos adultos mayores.

Ejercicios de Bajo Impacto para una Buena Salud Fisica

ejercisios y la buena salud fisica

Los ejercicios de bajo impacto son aquéllos en los que al menos uno de los pies permanece en contacto con el suelo durante su práctica es decir son aquellos en los cuales siempre tenemos un apoyo lo cual supone que no ejercemos una gran fuerza cuando los practicamos, con lo que son muy recomendables para las personas que se están iniciando en la actividad física o bien para los ya veteranos que se están recuperando de alguna lesión.

 

CUIDADOS PARA EVITAR LESIONES

  • CALENTAMIENTO

Entrar en calor antes de comenzar el entrenamiento es la parte principal de la práctica. Evitar el calentamiento trae como consecuencia muchos músculos tironeados. La entrada en calor debe durar entre cinco y quince minutos. De esta manera, los músculos, ligamentos y tendones se estirarán y estarán listos para el trabajo más exigente que vendrá después.

  • POSTURA

Alinear la cadera con las rodillas y los pies y chequear con el entrenador la alineación del cuerpo en cada movimiento.

  • EJERCICIO ADECUADO

Si es principiante no empiece con el programa avanzado, sino con el graduado y relacionado con su edad.

 

  • EJERCICIOS COMBINADOS

Hacer un entrenamiento mixto reduce la posibilidad de sobre exigir algunos músculos o articulaciones. Lo más conveniente es alternar entre actividades que ejerciten distintas partes del cuerpo.

  • EL TERRENO

Elegir una superficie sin muchos obstáculos. Los diferentes tipos de pisos ayudan a disminuir la fuerza del impacto.

  • SOBRE ENTRENAMIENTO

El exceso de ejercicio físico puede dar como resultado el entumecimiento muscular como dolor muscular retardado. Esto es una sensación de calambre o fatiga muscular debido al exceso de trabajo. Para prevenirlo se debe realizar una elongación posterior al ejercicio de entre 5 y 10 minutos.

  • CALZADO CORRECTO

Usar calzado adecuado permite absorber mejor el impacto y minimizar las lesiones.

  • ENFRIAMIENTO Y ELONGACIÓN

Luego de terminar con la parte principal de la práctica tómese por lo menos cinco minutos para caminar lentamente, sacudir los brazos o moverse a un ritmo más lento. De esa manera, permitirá que su cuerpo vuelva en forma gradual a un estado de reposo, evitando incomodidades cardíacas.

CUIDADO DE LAS ARTICULACIONES INFLAMADAS

  • Una articulación inflamada debe ser mantenida en reposo.
  • Se recomienda utilizar hielo, elevar y vendar la articulación dañada.
  • No se debe atender a consejos de familiares o amigos que animan a mover una articulación inflamada.
  • La sobreutilización de una articulación inflamada favorece que se produzcan daños irreversibles en los huesos que forman la articulación.
  • Consultar al especialista.

Por ultimo las articulaciones son esas partes vitales del cuerpo que unen los huesos entre sí y permiten los movimientos. Las muñecas, los nudillos, las articulaciones de los dedos, los codos, los hombros, las caderas, las rodillas, los tobillos y los dedos de los pies, constituyen, según los especialistas, las articulaciones dañadas con mayor frecuencia. Y es que el exceso de ejercicio o su discontinuidad, la falta de calentamiento previo y la elongación posterior generan lesiones o molestias que pueden sacarnos de la competencia diaria del entrenamiento por varios días y hasta semanas.

Identifique el Estrés para Mantener una Buena Salud Mental

stress

El estrés es el reflejo natural que se dispara en nuestro cuerpo cuando este percibe eventos internos y externos que nos resultan comprometedores. Debido a que nuestra vida y entorno están en  constante cambio,  se nos nos exigen continuas adaptaciones; por tanto, cierta cantidad de estrés (activación) es necesaria. En general tendemos a creer que el estrés es consecuencia de circunstancias externas a nosotros, cuando en realidad entendemos que es un proceso de interacción entre los eventos del entorno y nuestras respuestas cognitivas, emocionales y físicas. Cuando la respuesta de estrés se prolonga o intensifica en el tiempo, nuestra salud, nuestro desempeño académico o profesional, e incluso nuestras relaciones personales o de pareja se pueden ver afectadas. La mejor manera de prevenir y hacer frente al estrés es reconocer cuándo aumentan nuestros niveles de tensión y ante qué estímulos o situaciones.

Las señales más frecuentes de estrés son:

  • Emociones: ansiedad, irritabilidad, miedo, fluctuación del ánimo, confusión o turbación.
  • Pensamientos: excesiva autocrítica, dificultad para concentrarse y tomar decisiones, olvidos, preocupación por el futuro, pensamientos repetitivos, excesivo, temor al fracaso.
  • Conductas: tartamudez u otras dificultades del habla, llantos, reacciones impulsivas, risa nerviosa, trato brusco a los demás, rechinar los dientes o apretar las mandíbulas; aumento del consumo de tabaco, alcohol y otras drogas; mayor predisposición a accidentes; aumento o disminución del apetito.
  • Cambios físicos: músculos contraídos, manos frías o sudorosas, dolor de cabeza, problemas de espalda o cuello, perturbaciones del sueño, malestar estomacal, gripes e infecciones, fatiga, respiración agitada o palpitaciones, temblores, boca seca.

Los eventos externos como generadores de estrés no necesariamente deben ser muy notorios o intensos, sino que pueden “acumularse” en sus efectos hasta que llegamos al límite. La manera en que interpretamos y pensamos acerca de lo que nos ocurre afecta a nuestra perspectiva y experiencia de estrés. De manera que con frecuencia es nuestra interpretación lo que genera (o potencia) una reacción negativa de estrés, más que el evento o situación a la que nos enfrentamos. Como ejemplo tomemos el caso de un alumno acostumbrado a notas sobresalientes que obtiene al aprobar en un trabajo. La idea de que esa nota le puede afectar a su expediente académico y con ello a sus posibilidades de conseguir una beca o trabajo al que aspiraba, puede tener un efecto amplificador o multiplicador en su nivel de estrés convirtiéndolo en ansiedad. Nuestra reacción a las situaciones del entorno, está también afectada por nuestro nivel general de salud y bienestar. Una persona que está siempre agobiada, que duerme poco y no come de manera equilibrada, probablemente disponga de menos recursos para afrontar situaciones difíciles. La clave está en que logremos equilibrar descanso, alimentación, ejercicio físico, trabajo-estudio y ocio.

Las estrategias para afrontar el estrés buscan prevenir o controlar los excesos en las demandas procedentes del entorno o bien de nosotros mismos. En los casos en que la situación que nos genera estrés es inevitable, como un examen o una lesión, el desafío consiste en hacer frente a la situación de la manera más saludable posible, lo cual incluye no seguir haciendo aquello que sabemos, por el pasado, que no nos ha dado resultado.

El Compartir con los Vecinos

vecinos-bbq

Una de las mejores maneras de exhibir tu buena Salud Social es ser un buen vecino en tu comunidad, ya sea porque recién llegas o porque has cambiado de actitud y quieres presentarte de otra manera ante los demás, acá dejamos algunos tips que podrían ayudarnos ha acometer ese anhelo a saber:

  • Conozca a sus vecinos: preséntese, conozca a sus familias, sus ocupaciones e intercambie teléfonos y profesiones u oficios, saber con quién vivimos contribuye a nuestra seguridad y permite contar con su solidaridad.
  • En sus festejos y celebraciones, piense en sus vecinos: evite generar ruido excesivo y prolongado, pida a sus invitados que eviten gritar, recuerde que sus vecinos están en su casa; en su sitio de descanso.
  • Evite molestar a sus vecinos con ruidos: nadie quiere vivir con vecinos escandalosos, cuando escuche música o incluso al ver televisión, cuide el volumen de los aparatos, especialmente en horas de la noche.
  • Utilice cuidadosamente los sitios de parqueo: cuide que su vehículo quede exactamente en el sitio asignado y no impida la entrada o salida de los demás vehículos. En la mayoría de conjuntos residenciales, los reglamentos no permiten lavar los carros en los sitios de parqueo.
  • Instruya al personal a su servicio: si tiene personas que colaboran con el mantenimiento de su casa, una empleada doméstica o un conductor, explíquele las normas de convivencia para que no generen molestias a los vecinos.
  • Hable con sus niños: Enséñeles cómo deben tratar los bienes comunes que embellecen y valorizan su patrimonio. Recuérdeles cuales son las zonas destinadas a los juegos o a montar en bicicleta o patines, ellos deben evitar pisar los jardines, regar basuras, jugar dañando carros o inmuebles de los vecinos.
  • Maneje adecuadamente las basuras: Utilice únicamente los sitios destinados para arrojar la basura, la cual debe estar en bolsas debidamente cerradas para evitar su dispersión y contaminación. Nunca las deje frente a otra vivienda o en un sitio de paso obligado de sus vecinos, únase a los programas de reciclaje de su comunidad o propóngalos si no existen.
  • Tenga cuidado con sus mascotas: tenerlas es una gran responsabilidad, por ejemplo con los perros, asegúrese de que no hagan ruido, recoger siempre las heces y sacarlos con collar para que no dañen los jardines.
  • Sea conciliador: Aunque todos sean buenos vecinos es posible que alguna vez tenga una desavenencia con uno de ellos, trate de solucionarla sin que las relaciones se deterioren.
  • Contribuya con la estética de la copropiedad: Evite colgar ropa para secar en las ventanas, fachadas, balcones o terrazas, así como utilizar estas áreas para guardar objetos sin uso. Si va a plantar árboles o matas, cuide de ellas debidamente. Los parqueaderos tampoco deben usarse como depósito.

Recuerda  que al tener una mala relación con tus vecinos, esta  puede llegar a ser frustrante día tras día, toma tu tiempo para establecer una buena relación con tus vecinos  así puedan tener muchos beneficios mutuos ya que la comunidad será más amistosa, el vecindario más seguro y el lugar más cómodo para vivir.